LAGUARDIA - RIOJA

UNA HISTORIA DE GRANDES VINOS

Nos encontramos en Laguardia, corazón de la Rioja Alavesa y a los pies de la Sierra de Cantabria. Un lugar donde la altitud empieza a considerarse límite para el cultivo de la vid. Es difícil entender a Carlos San Pedro sin Laguardia. Con el paso del tiempo reconoce que el lugar, la zona donde nos encontramos, es la que tiene que marcar la personalidad de los vinos de Pujanza. Es el clima, son los suelos, es el conocimiento de generaciones y generaciones.

Mirar al futuro desde este punto del mapa, prácticamente obliga a tener siempre en mente la historia y la tradición vitivinícola de una región y la manera de entender el mundo del vino como antiguamente lo hacía su familia.

“Históricamente en nuestra zona se han producido vinos de una gran elegancia.”
  • Carlos San Pedro en la Sala de Barricas
  • Sala de Barricas
“Si me preguntan por qué creo que esta es una tierra de grandes vinos, mi respuesta es sencilla y casi obvia: porque siempre ha sido así. No se pueden elaborar grandes vinos sin una historia detrás.”

LA TIERRA

VUELTA AL ORIGEN

 “Nuestros vinos muestran su procedencia. La esencia de nuestra historia y nuestra tierra”.

Carlos San Pedro es la quinta generación de una familia de viticultores. Nació y creció entre viñas, barricas, depósitos y aromas a fermentación procedentes de la bodega de sus antepasados, situada bajo el hogar familiar.

Con 25 años se decide a fundar su propia bodega. Inicialmente tanto los viñedos como el lugar de elaboración pertenecen a la familia. Pero comienza así un proyecto decidido a recuperar fundamentos originales de Rioja, con la vista puesta en el terruño, con uvas propias y vinos de un único viñedo que representen su origen.

En 2001 tiene lugar la primera elaboración en la actual bodega. Un edificio funcional, con preciosas vistas a Laguardia y su muralla, y adaptado a una elaboración destinada a conservar todo lo que se ha conseguido durante todo el ciclo en el viñedo.

Pujanza trabaja en la actualidad 40 hectáreas de viñedo, todas ellas en la localidad de Laguardia. La intención de Carlos San Pedro es continuar en la búsqueda de esos viñedos especiales que están llamados a ser el origen de vinos con una personalidad propia.



“Nuestro sueño es convertirnos en una bodega clásica: queremos que al hablar de vino de Rioja la gente reconozca nuestro trabajo y tenga presente a Bodegas y Viñedos Pujanza.”